Compartir:

lunes, 18 de julio de 2011

¿PORQUE JESÚS FUE AL INFIERNO?


San Pedro nos deja perplejos, si aliento; al revelarnos un gran misterio, ¡Cristo fue al infierno y allá predicó a los espíritus condenados! (1 Pedro 3:19).Cuando Pedro sorprende con esta enorme revelación, nadie reaccionó resistiendo ni contradiciendo; más bien todos aceptan reverentes. San Pablo mas bien apoya esta sublime verdad diciendo que Cristo antes de ascender a los cielos descendió a la parte mas baja de la tierra, que significa al infierno (Efectos 4:9-10). Al parecer aquellos creyentes no tenían prejuicios referentes a infierno, demonios etc., por lo que no les fue extraño que Jesús visitara al infierno.

Cuando Jehová escribe los diez  mandamientos, se identifica como el Dios fuerte y celoso que visita la maldad (Éxodo 20:5). De hecho Jehová en varias a visitado al mundo de pecado. Visitó a Adán y Eva cuando pecaron, y habló con ellos. Visitó a la torre de Babel, y ayudó a esa gente que actuaban en contra de su voluntad. Visitó a Sodoma y Gomorra. Jesús Visitó al mismo infierno Etc. En cada visita que Dios hace a los pecadores, no va a condenarles, sino les lleva un mensaje de salvación. Depende del  pecador; si no lo acepta, se condena así mismo.

¿Que predicó Jesús en el infierno?

Jesús no tiene otro mensaje, sino salvación y liberación. Él mismo dice: “El Espíritu del Señor está sobre mí, por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres; me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón; a pregonar libertad a los cautivos, y vista a los ciegos; a poner en libertad a los oprimidos; a predicar el año agradable del Señor” (Lucas 4:18-19). Este es su ministerio; y por que no creer que ese fue el mensaje que predicó a los espíritus encarcelados en el infierno.

Eso es lo que menos desean aceptar las religiones tradicionales; pero mientras ellas predican condenación eterna, Dios por su lado está liberando condenados. Sin que el mundo se diera cuenta Jehová visitó a Adán y Eva, primeros condenados por causa del pecado, y les comunica su sentencia;  pero también les da esperanza de salvación, diciéndoles que de la misma simiente de ellos vendría el Redentor (Génesis 3:15). Ellos creyeron y aceptaron tal mensaje por lo consiguiente fueron salvos. La Escritura dice: “Y Jehová Dios hizo al hombre y a su mujer túnicas de pieles, y los vistió. Y dijo Jehová Dios: He aquí el hombre es como uno de nosotros, sabiendo el bien y el mal” (Génesis 3:21). Eso que diga: Son como uno de Nosotros, significa que han recuperado la imagen de su Creador que lo perdieron al pecar. Es mas, les vistió con túnicas de pieles de animales, para tal efecto tuvo que derramarse sangre, para cumplirse el requisito principal de la salvación, que debe haber derramamiento de sangre (Hebreos 9:22). Además, les vistió, lo que significa salvación. Dice el Profeta Isaías “En gran manera me gozaré en Jehová, mi alma se alegrará en mi Dios; porque me vistió con vestiduras de salvación, me rodeó de manto de justicia, como a novio me atavió, y como a novia adornada con sus joyas” (Isaías 61:10) También Jesús nos habla del hijo pródigo, ese muchacho que vivió perdidamente, cuando volvió el Pare le vistió (Lucas 15:22).

Cuando Jesús visto al infierno, el apóstol Pedro hace referencia a los que murieron en el diluvio, a quienes Dios predicó por medio de Noé, pero ellos no creyeron ni obedecieron (1 Pedo 3:20); por lo que Jesús en persona fue a predicarles. Ese mensaje poderoso de Jesús hizo revivir a muchos de esos espíritus, que  la Biblia testifica que muchos sepulcros se abrieron y sus cadáveres resucitaron, los cuales fueron vistos en la ciudad de Jerusalén (Mateo 27:51-53). De esa manera se cumplió la profecía que decía: “Tus muertos vivirán; sus cadáveres resucitarán. ¡Despertad y cantad, moradores del polvo! porque tu rocío es cual rocío de hortalizas, y la tierra dará sus muertos (Isaías 26:19). También se cumple otra profecía que habla del sacrificio expiatorio del Mesías, pero que “Verá el fruto de la aflicción de su alma, y quedará satisfecho” (Isaías 53). Es que Dios en su soberanía actúa de manera que ni lo imaginamos. Él mismo dice: “Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos” (Isaías 55:9).

Grados de condenación.

Cuando Cristo habla de condenación establece que no es igual en todas las personas; es decir, de nuestras lecturas bíblicas podemos deducir la existencia de menor mayor y máxima condena. Por ejemplo a los fariseos que aparentaban rectitud, pero en el fondo eran inicuos, les dijo que recibirían mayor condenación (Mateo 23:14); los que en nombre de la religión explotan al pueblo recibirán mayor condenación (Marcos 12:38-40); los que rechacen la predicación vangelística, serán castigados mas que a Sodoma y Gomorra (Marcos 6:11). Pero hay unos que recibirán la máxima condenación, sin oportunidad de perdón: “Por tanto os digo: Todo pecado y blasfemia será perdonado a los hombres; mas la blasfemia contra el Espíritu no les será perdonada. A cualquiera que dijere alguna palabra contra el Hijo del Hombre, le será perdonado; pero al que hable contra el Espíritu Santo, no le será perdonado, ni en este siglo ni en el venidero (Mateo 12:31).

Siglo: en la Biblia significa un período largo e indefinido (Génesis 9:12). La expresión: “Siglo venidero” se refiere a época del futuro infinito.  La palabra de Jesús que dice que los que blasfeman contra el Espíritu Santo no serán perdonados ni en el siglo venidero, deja un campo abierto para suponernos en la eternidad podrían haber algunos perdones. No sabemos como desarrollará Dios la vida en la eternidad.

Cierto dialogo con lo infernal.

Cualquiera dice que el infierno es un ambiente diabólico, pero cuando la Biblia dice que Jesús fue a predicar al infierno, lo dice como que se tratara de algo natural; no se nota prejuicios, ni temores. Los lectores de las Escrituras de aquellos tiempos, tampoco se escandalizaron, ni polemizaron al respecto.

El libro de Job en sus dos primeros capítulos nos muestra nítidamente los diálogos entre Dios y Satanás. Nos habla de reuniones de hijos de Dios, entre los cuales se reúne  Satanás, y como a todos se le permite dialogar con Dios. Jehová, de manera especial pregunta a Satanás respecto a Job. y este responde que Job es fiel, porque nunca se le a aplicado una prueba difícil; y solicita permiso para probar a Job (Job 1:11). El diablo viendo que Job persistía en su integridad, aprovechó otra reunión de los hijos de Dios para solicitar más permiso y seguir probando la fidelidad de Job (Job 2:3-6).

En 1 Reyes capitulo 22 hay otra historia insólita que relata del deseo de  Josafat rey de Judá y del rey de Isael ir en guerra contra Ramot de Galaad; Pero como era costumbre, primero consultaron con sus profetas; los cuales hablaban victorias para ese proyecto. Sin embargo esos profetas no sabían que estaban siendo engañados por un espíritu de mentira, enviado por Jehová (1Reyes 22:19-25). En ese pasaje leemos que el profeta del Señor, Micaías vislumbró una concentración de los ejércitos de los cielos, ante quienes Jehová manifiesta su preocupación por la soberbia de esos reyes, y necesitaba alguien que pudiera truncar ese plan de guerra. Entonces de entre esos ejércitos del cielo salió un espíritu de mentira ofreciendo sus servicios, y Dios le envió a cumplir con esa misión (1 Reyes 22:22).

Hay otro pasaje asombroso, la hechicera de Endor; a la que el rey Saúl acudió, para que le dijera su destino. Aquella noche en la sesión con la bruja, apareció el espíritu del difunto profeta Samuel, y la hechicera gritó de espanto, porque no esperaba ver lo que estaba viendo. ¡Era el mismo profeta Samuel! viniendo mediante esa sesión de hechicería para repetir a Saúl, que Jehová ya no le reconoce rey, y que terminarían el y sus hijos muertos en manos de los filisteos (1 Samuel 28:17). Es misterioso que un santo profeta de Dios aparezca en una sesión de hechicería; sin embargo vemos que Dios no tiene prejuicios para usa cualquier vía y darnos su mensaje.

Tenemos que de una vez por todas entender que en el ámbito espiritual nada contamina a nadie, cada quien es lo que es, donde quiera se encuentre. El cielo es el cielo, y no puede ser contaminado por el infierno, ni viceversa. Satanás no contamina a los hijos de Dios, aunque se le ve de ves en cuando entre ellos. Jesús no se contaminó al visitar al infierno. El mundo no contamina al realmente cristiano Etc. San Pablo dijo: “Yo sé, y confío en el Señor Jesús, que nada es inmundo en sí mismo; mas para el que piensa que algo es inmundo, para él lo es” (Romanos 14:14). “Todas las cosas son puras para los puros, mas para los corrompidos e incrédulos nada les es puro; pues hasta su mente y su conciencia están corrompidas(Tito 1:15). Nos explica claramente que idea de contaminarse no es más que una superstición o creencia en la mente de la persona.

Cada individuo es lo que es por su propia decisión, y el destino eterno que le espere, también él lo ha decidido con la vida que lleva. Mejor es ponerse a la dirección de Cristo, y Él nos ayudará a alcanzar los altos propósitos para que fuimos creados.

6 comentarios:

  1. excelente relato o sermón escrito por el pastor Favio Campos, son casos que la biblia lo dice, este mensaje me habrio mas la mente. la vida aun es un misterio y todas la cosas en la tierra son creados por Dios para uso de él y de su creación.

    ResponderEliminar
  2. Los misterios de la biblia son muy profundos y no basta con analizarlo desde la perspectiva de quien los escribio y porque, sino que debemos pedir una interpretacion EspiritualL. La biblia nos muestra a Dios autorizando el Incesto, la esclavitud, muerte a los que no son hijos de Israel. Porque?

    ResponderEliminar
  3. jesus fue al infierno para testificarles alos espiritu en carselado que el es jesus y quitarle las yabe ala muerte la cual tenia

    ResponderEliminar
  4. Heb_9:27 Y de la manera que está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio,
    Por favor varon de Dios revizar otras versiones notificar ,testificar son las mas acertadas no predicar. despues de la muerte no hay posibilidad alguna de recivir el evangelio otra vez.Los del tiempo de Noe recibieron la predicacion "HAGAN SU PROPIA ARCA" no que se subieran al arca de Noe,ya que la slvacion es personal(familiar)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. lo que pasa es que antes de Jesus no había oportunidad de salvación (con algunas excepciones como Elias que se fue literalmente al cielo) pero Jesus tenia que darle esa oportunidad de salvación a ellos también. La palabra es clara y especifica que fue a predicar al infierno osea no hay mucho que descifrar.

      Eliminar
  5. http://www.estudiosmaranatha.com/faq/faq112.html

    ResponderEliminar